Sed persistente, tendrás tu respuesta!

“orar siempre, y no desmayar,” Lucas 18:1


Se dice que los soldados que están en la Marina (Navy SEALS) pasan por varios entrenamiento muy estrictos. Uno de esos entrenamientos se tarda 132 horas y solo se les permite dormir 4 horas. Durante ese entrenamiento pasan por muchos obstáculos. Imagínese no poder dormir, estar mojado, recibir instrucciones no en una manera amable, que tu cuerpo se sienta cansado y adolorido. Se dice que durante ese entrenamiento cada uno de los que están siendo entrenados pueden tocar una campana, dando señal que lo que están haciendo, el dolor que están pasando no vale la pena para estar en la Marina. 70% de las personas que pasan por ese entrenamiento se dan por vencidos y sus cascos son quitados y enterrados.

 

Como Cristianos, nosotros también pasamos por un entrenamiento muy estricto. Pasamos por pruebas y tribulaciones que tenemos que soportar, pero siempre mantenemos en mente “que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). Sabemos que las cosas que Dios permite son para que nosotros podamos crecer en este camino. La Biblia nos habla de una viuda que quería justicia. Constantemente ella iba ante el juez “injusto”,  pero él le negaba su petición. Hasta que un día le concedió su petición, no porque estaba de acuerdo con ella, o porque pensaba que era lo correcto, sino porque estaba cansado de escucharla. Esta parábola nos enseña a ser persistente en nuestra oración, no podemos darnos por vencidos en nuestra oración. Proverbios 15:8 nos dice, “Mas la oración de los rectos es su gozo.” Dios se deleita en nuestra oración, en escucharnos hablarle. El espera que nosotros hablemos con el de día y de noche. Él no va a ignorar nuestra súplica, pero responderá de acuerdo a su perfecta voluntad. Confía en Dios, no toques la campana, sigue clamando que tu petición llegara a tus manos. Clama a Él y Él te responderá (Jer 33:3)

Santa SionComment